BERZOCANA.- Antonio Cabalito

 

Foto F. Sanchez
Foto F. Sanchez

 

Un año más. El sembrador va echando
la semilla en los surcos de la tierra.
Dos lentas yuntas aran,
mientras pasan la nubes cenicientas
ensombreciendo el campo,
las pardas sementeras,
los grises olivares.

 Machado

 Inclinado sobre el estebón doble de la vertedera, Antonio fija la mirada en el surco recto que va cortando la tierra. Una tierra mil veces labrada y mil veces regenerada a lo largo de los tiempos por otros tantos Antonios. La gorra roja y los vaqueros ponen el toque actual a una imagen mil veces repetida que fija en el tiempo el trabajo campesino. La dureza de la vida en pueblos y aldeas, que Antonio como otros tantos berzocaniegos vivieron entre la amargura y la felicidad durante años difíciles, vuelve a la mente de cuantos dejaron ya atrás los sesenta y se han adentrado más allá de los setenta. Para los más jóvenes quizá tan solo sea una postal de un tiempo ido. No importa la edad, ni haber alcanzado ya la  del merecido descanso. En Antonio, como tantos otros  agricultores de su edad, aún vive el gen del labrador de lluvias y soles en los que la palabra trabajo se dignifica.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.