BERZOCANA.- La foto y su pie

Foto Juan Hidalgo
Foto Juan Hidalgo

La nieve de primavera ha llegado a las tierras de La Charca del Puerto, en Berzocana. No lo ha hecho llegando desde la sierra cabalgando sobre el aire frío. Esta vez ha subido con la savia desde los nutrientes suelos, tronco arriba, hasta abrirse sobre las ramas cual si hubiesen llegado hasta ellas cientos de miles de mariposas blancas que se han posado delicadamente sobre las ramas de los cerezos.

Tras la tristeza invernal de los campos, lo cerezales de Berzocana estallan. Se abren al sol y a las largas tardes de luz. De alguna forma, invitan a unos y otros a compartir sus nieves del tiempo, a acercarse a ellos y acompañarlos día día en su camino hacia un incendio sin fuego. Hacia un rojo encendido que cubre los espectaculares atardeceres de la Villuercas en un arco iris de tonalidades rojizas en que cerezos y rayos solares, surgiendo desde las dehesas del oeste, se funden en la paleta de rojos de un gigantesco e imaginario pintor de los campos extremeños.

Pero eso será más tarde. Allá cuando el sol comience a apretar en los campos y en las calles de la villa y junio haya doblado ya su mitad. Cuando Berzocana engalane sus calles para la festividad del Corpus Cristi.

¡Campos de cerezos peinados de blanco!. En mi retina revive el solitario cerezo de La Umbría del Cura, en el Cogorro. Apenas conocíamos alguno más. Ahora han cambiado el paisaje del concejo y han abierto nuevos caminos a la producción agrícola.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.