CANGAS DEL NARCEA.- Muchas veces la razón queda deslegitimada por las formas

 pintadas2

Hay veces que a la razón la pierden las formas. Tal es el caso de aquel o aquellos que decidieron llevar su legal deseo de implantar la forma de gobierno como república en España a las paredes del palacio de Toreno, sede de las consistoriales canguesas.

Amén del deterioro que se inflinge a la categoría del edificio como esencial elemento histórico de la villa, el acto tampoco tiene en sí el poder de comunicación que pudo tener en los años treinta y ni siquiera en los sesenta cuando las pintadas proliferaban como hongos en umbría por paredes y muros sin importar la importancia cultural o histórica de los mismos. En la época de una sociedad superconectada y supercomunicada este tipo de pintadas no vienen a plasmar más allá de una frustración personal que se quiere implantar en el todo social como salida a la propia impotencia.

En un principio, la primera impresión te lleva a pensar en algún activista sindical de aquellos sesenta, pero la tilde, perfectamente colocada, no encaja en aquellos parámetros. Ello te lleva a colocar al grafitero (¿o es gamberro el adjetivo adecuado?) en la época actual, algo aún menos entendible por cuando se supone está al día de los nuevos elementos globales de comunicación.

Sea ello lo que fuere, su legal y ciudadano derecho a expresar su deseo de que la forma de gobierno de su país sea la república que da deslegitimado por la forma gamberril de expresarlo.

Pintadas1

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

R. Mera

Un comentario en «CANGAS DEL NARCEA.- Muchas veces la razón queda deslegitimada por las formas»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.