CANGAS DEL NARCEA.-La fugaz visita del jabalí

jabalí

 El jabalí (en la distancia no se aprecia si es macho o hembra), decidió que era el momento de acercarse a la villa. Pero no de cualquier manera, debe ser un jabalí con clase, así que decidió hacerlo tranquilamente, pista de Llamas de Ambasaguas abajo, en lugar de monte a través como a su condición montaraz es debido.

Pausadamente, quizás recreándose en las vistas de la villa y en las huertas que jalonan el cauce del Luiña, caminaba abstraído ajeno por completo a la expectación que comenzó a levantar en el momento en que fue avistado por algunos vecinos.

Alrededor de las nueve de la mañana los teléfonos pasaron a ser cámaras fotográficas y el jabalí protagonista. Al poco llegó la Policía Local que, unos metros detrás, pastoreó al puerco mientras éste seguía con caminar pausado pista abajo hasta que en un momento determinado, quizás consciente de que se estaba haciendo célebre y que podía cambiar su condición animal por la de tertuliano de análisis de hígados en “Sálvame” o político en le Sexta, decidió volver a su medio tal y como había venido.

No hay siquiera que explicar que este paseo se vio rápidamente sometido a múltiples análisis entre todos aquellos que lo divisaron que analizaron causas y probabilidades hasta la extenuación: desde el acoso de los lobos hasta la desorientación que les produce el cambo climático pasando por otras tantas peregrinas teorías que, eso sí, sirvieron para entretener las primeras horas de la mañana a bastantes jubilados y amas de casa sin prisas.

Como yo, que también estaba allí, no voy a ser menos, aquí le dejo la mía a la espera de algún mamotreto informativo que al respecto emitan los ecologistas de moqueta.

jabalí 1

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.