ALLANDE.- El Ayuntamiento concluyó las obras de recuperación del camino de la fragua en Pola de Allande.

IMG_9630

Los trabajos realizados por el servicio de obras consistieron en la demolición del pavimento de hormigón y la colocación de otro a base de piedra natural, similar a la que tuvo en su día esta vía.

 El camino restaurado formaba parte del último tramo de la antigua calzada real que daba acceso a Pola de Allande a través del pueblo de Cereceda, que llegado a Pola de Allande transcurría bajo los edificios de la margen izquierda de la Calle Donato Fernández y cruzaba el río Nisón por un puente de madera situado bajo el actual Puente de Vitoria.

 La llegada de la Carretea del Puente del Infierno en 1.890, cambió la fisonomía de la Villa, construyéndose los muros de piedra que elevan del río las calles de la villa y el nuevo Puente de Vitoria perdiendo el camino la condición de calzada. Al lado del camino se encuentra el edificio de la fragua, la última herrería que funcionó en Pola de Allande, donde durante muchos años se herraron los caballos y se fabricaron las herramientas para trabajar el campo. La actividad de la fragua, dedicada en los últimos años a la forja del hierro concluyó hace ya treinta años, aunque se conserva en buen estado el edificio, restaurado recientemente por sus propietarios.

 El Ayuntamiento ha querido reconstruir esta vía con el fin de mejorar el entorno urbano y contribuir a mantener la memoria histórica de los orígenes de la Villa.

 

 

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.