CANGAS DEL NARCEA.- El otoño de los días idos junto al Luiña

camino2

 Noviembre cerró sus días bajando una cortina de niebla desde el riel del Cueto. Los árboles del Paseo del Vino terminan de despojarse de sus vestiduras y muestran sus desnudeces al invierno que se avecina.

camino

Bajo los pies del caminante crujen rompiendo ocres y marrones miles de hojas que fueron verdes y luminosas. Dos mujeres pasan habladoras escondiendo sus rostros al orballo. La mañana se abre perezosa como la niebla y deja ver el trazado sinuoso que mezcla verdes otoñales con viejas maderas y hojas temblorosas. Cruje el suelo bajo las pisadas ligeras de un grupo de mujeres que acaban de dejar a sus niños en la escuela. Adelantan a un jubilado para el que nieblas y horas vienen a fundirse en un dejarse ir por los caminos de tierra y del tiempo.

Paseo de otoño junto al Luiña cuyas aguas bajan mansas arrullando atardeceres de lluvia suave y mañanas de niebla. Una ligera brisa del norte acaricia mi cara cual suaves manos de mujer. Las manecillas del reloj buscan lentas las diez de la mañana.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.