CANGAS DEL NARCEA.- Un barrenazo en la madrugada para signar el destino de Mario

 

acreditación jpg

Como saben muy bien mis lectores, allá por los tiempos de la Edad Media eran las campanas las encargadas de anunciar al pueblo aquellos acontecimientos dignos de ser anunciados. Y así siguió hasta bien avanzado ya el siglo pasado. Si el tal acontecimiento afectaba al reino, los cañonazos, en número variables, llamaban la atención sobre el suceso. Allá en los albores de las Américas, las señales de humo enlazaban los pueblos de las  grandes praderas indicando la paz o la guerra.

 En la madrugada del pasado día 10, cuando apenas las manecillas del reloj habían dejado atrás las cinco de la mañana, un tremendo barrenazo, exactamente igual que los que anuncian el inicio de la Descarga el día 16 de julio, surgió de algún lugar, agitó la villa canguesa y desparramó sus ecos por los valles del Narcea y el Luiña.

Ni campanas, ni cañonazos, ni señales de humos. Ni siquiera nuevas tecnologías. Un barrenazo.

 Y es que en el Severo Ochoa acababa de producirse un acontecimiento. ¿Y cómo se iba anunciar en Cangas?. Pues eso: pólvora arriba fuese la hora que fuese.

Mario Vázquez Fontaniella, hijo de Mario y Patricia, acababa de llegar a esta villa con su barreno bajo el brazo, presagio quizás del destino que le aguarda: la presidencia del Voladorón, la de  Artesanos y quizás la del Real Oviedo.

Procedía pues agilizar trámites y papeles para que, llegado el momento, el destino se cumpla. No bien abrió la mañana canguesa, el pequeño Mario era inscrito y abonada su cuota como socio en la Sociedad de Artesanos Nuestra Señora del Carmen y, seguidamente, en el Voladorón. Y no fue caprichoso el orden ya que, como dictan las Normas, para pertenecer a una peña hay que ser necesariamente socio de Artesanos. Como en él es costumbre, el abuelo Ángel, Camión por más señas, lo tenía todo previsto y calculado. Dado estos dos primeros y esenciales pasos procedió a darle de alta como socio del Oviedo. Ahora si estaba todo en orden. Ya se podía presentar al neno en sociedad con todos los requisitos cumplidos. Ya con más tranquilidad se inscribiría al neófito en el Juzgado.

angel con gorro

Las cosas bien hechas, bien parecen. Y así se cumplieron.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Un comentario en “CANGAS DEL NARCEA.- Un barrenazo en la madrugada para signar el destino de Mario

  • el 13 diciembre, 2014 a las 13:05
    Permalink

    NO SE QUE TAL HARA DE PAPA NOEL (por el gorro), PERO SEGURO QUE YA EMPEZO A EJERCER DE BUEN ABUELO… FELICIDADES A TODOS Y TAMBIEN A MI POR LO QUE ME TOCA…

    LA SOMBRA DE “CAMION” ES MUY LARGA….

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.