DEGAÑA.- Once años del asesinato en Cerredo de Sheila Barrero. Familiares autoridades locales y vecinos piden la reapertura del caso

sheila

El caso de Sheila debe de reabrirse y utilizar para su resolución los nuevos métodos de análisis de evidencias que han surgido desde que se perpetró el crimen. En esta idea vinieron a insistir tanto la familia como las autoridades y vecinos que se concentraban en Cerredo para recordar a la joven asesinada hace once años.

“Vamos a seguir insistiendo, estamos trabajando y luchando mucho y este año vamos a dar guerra”, aseguraba el padre de Sheila Barrero, Elías, en Degaña, una vez finalizado el acto en recuerdo de la joven asesinada hace ahora once años en el alto de la Collada. El crimen nunca fue esclarecido. No ha podido saberse quién acabó con la joven de 22 años.

Como cada año en esta fechas alrededor de un centenar de familiares, amigos y vecinos secundaron con su presencia a las puertas del Ayuntamiento la petición de que se reabra la investigación y “se haga justicia”.

Este sentir general había sido recogido, también como se viene haciendo cada año,en una declaración institucional aprobada por unanimidad en un Pleno extraordinario celebrado en un día de luto oficial en el concejo. “Nunca podríamos imaginar, ni en nuestras peores pesadillas, que después de tantos años se siguiera sin saber quién o quiénes han sido los culpables que acabaron con su vida”, leía el alcalde del concejo, José Manuel Fernández, en el documento aprobado y en el que  también se recoge un compromiso: “Deben saber los culpables que no nos vamos a rendir jamás. Deben saber, además, que nuestro afán de justicia no disminuye, sino todo lo contrario; crece junto con las técnicas policiales que harán posible encontrar a los culpables».

Manifestando “el máximo respeto” a las decisiones judiciales, los grupos políticos del Ayuntamiento de Degaña (PP, PSOE e IU) también respaldaron una carta de los padres de la joven, Elías Barrero y Julia Fernández, en la que exponen que, “debido al contacto permanente con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”, tienen constancia de “nuevos métodos de análisis de evidencias que podrían permitir la resolución definitiva de este caso”.

En la carta, los padres de Sheila  manifiestan que desde su asesinato “no hemos tenido ni un solo minuto de paz” y aseguran que su desasosiego “se incrementa por el hecho de que este crimen no haya sido aún resuelto. Tratamos por todos los medios a nuestro alcance que el caso no caiga en el olvido”  y para ello realizarán diversas.

crimen-quedar-2[1]

La joven Sheila Barrero fue hallada muerta, el 25 de enero de 2004, en las inmediaciones del puerto de la Collada. Tenía un disparo en la cabeza. La joven trabajaba como camarera en un local de Villablino (León) y fue en el camino de vuelta a casa cuando fue asesinada. Fue su propio hermano quien encontró el cadáver en el coche de ésta, que estaba aparcado en el área recreativa del puerto. Su hermano había salido a buscarla porque tardaba en volver y la familia estaba preocupada.

Su madre, Julia Fernández, comentó que el aniversario estaba siendo especial al coincidir la fecha del asesinato con el mismo día en el que se produjo, en domingo. “Hace once años, un día como hoy a las ocho de la mañana, sucedió todo”, rememoró.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.