CANGAS DEL NARCEA/CERREDO.- Más y más problemas para la minería

OBRAS EN EL INTERIOR DEL TUNEL. OC021F1 150x102.jpg

No fue el viernes buen día para el mundo minero.

La falta de incentivos para la quema de carbón llevó el pasado viernes a la Hullera Vasco-Leonesa a anunciar su entrada en preconcurso de acreedores e iniciar un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal de seis meses para sus trabajadores. Es decir al paro seis meses

Seguidamente le llega el turno a  Uminsa. De momento las subcontratas que trabajan para la compañía de Victorino Alonso en las explotaciones de León ya han aplicado un ERE  (mandado al paro) que afecta a 250 trabajadores. Desde la misma empresa se anuncia que otros 350 empleos directos están en peligro en León y que se han paralizado las 60 contrataciones previstas en el mina subterránea de Cerredo, en Asturias.

Con ese panorama, UMINSA (empresa en la que trabaja gran número de cangueses) ya tiene carbón almacenado suficiente para las escasas ventas que están previstas por lo que llegan los problemas laborales. Las subcontratas de UMINSA que explotan el cielo abierto de Fabero, más las de servicios de exterior que operan los lavaderos de Alicia y Alinos, más las de transporte, han iniciado expedientes de regulación de empleo temporal para un total de 250 trabajadores durante este mes, sin perjuicio de que más adelante sea preciso abordar nuevas medidas de ajuste si las compras siguen reduciéndose o si la situación se alarga en el tiempo.

Justo ahora, la compañía estaba recuperando la actividad y preveía alcanzar este mes una producción y unos suministros de unas 100.000 toneladas de carbón al mes desde su minas de Castilla y León y Asturias con un plantilla propia y subcontratada de unos 800 trabajadores. Sin embargo, desde la compañía se destaca que los planes se están truncando por la falta de un mecanismo que garantice la quema de mineral nacional tras expirar el pasado 31 de diciembre el real decreto del carbón, y por la negativa de las compañías eléctricas a comprar minera nacional ante la falta de garantías de un hueco térmico en el mix de generación eléctrica.

Así las, las subcontratas de los tajos mecanizados de la mina subterránea de UMINSA en Cerredo tenían previsto contratar a 60 trabajadores, pero desde la compañía del grupo de Victorino Alonso se afirmó que el proceso se ha paralizado cuando apenas se llevaban realizadas una veintena de contrataciones

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.