CANGAS DEL NARCEA.- A vueltas con el Parque de Fuentes

 

parquefuentes

Esto es un no parar. Apenas terminan los propietarios de los montes, vecinos de los pueblos y ganaderos de la comarca integrada en el Parque, de protestar y anunciar y ejecutar denuncias demandando una serie de derechos y reclamando menos intervencionismo y menos prohibiciones, aparecen ecologistas y conservacionistas reclamando todo lo contrario: en el Parque no se ofrece la necesaria protección al medio en general y al oso en particular, dicen

Y así en una nota emitida al respecto señalan que el Instrumento de Gestión Integrada (IGI) del Parque Natural de Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias “no ofrece la necesaria protección a una especie tan emblemática como es el oso pardo”. Y así lo aseguran organizaciones conservacionistas como la Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza (ANA), la Coordinadora Ornitolóxica d’Asturies (COA), Ecoloxistes n’Aición d’Asturies, Equo y la Fundación Oso Pardo (FOP), que han solicitado de las administraciones su modificación “para hacer compatible el desarrollo sostenible de estas zonas rurales con la conservación de la biodiversidad”.

Estos grupos están “muy poco satisfechos” con las normas aprobadas para los distintos espacios protegidos, en especial con el que afecta a Cangas del Narcea, Degaña e Ibias, donde el oso pardo es una de las especies afectadas. Incluso Carlos Lastra, de ANA, asegura que “la Unión Europea ha abierto un expediente sancionador a España y le ha dado un plazo de dos meses para mejorar estos documentos”.

Uno de los principales problemas, según explica Guillermo Palomero, de FOP, y muy conocido en los concejos del Suroccidente es que “hay diez zonas de alto interés para el oso pardo que el IGI contempla como zonas de uso compatible, es decir, que no están protegidas. En ellas todos los años se desarrollan celos de animales, hay osas con crías y se permite el acceso de cualquier persona”.

Los conservacionistas hacen especial hincapié en que no se oponen a que en estas zonas se puedan realizar actividades ganaderas, sino que “planteamos un uso restringido especial para controlar el acceso de visitantes”..

Señalan incluso que la mala zonificación del territorio también afecta a cuatro rutas para excursionistas y a los puntos de observación en los que se concentran los interesados en ver osos, con o sin ayuda de empresas locales.

Ahora, esperan que las autoridades comunitarias ordenen la revisión de todos los IGI asturianos.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.