La foto y su pie: Entre rejas

No ha sido ninguna autoridad, ni humana ni gatuna, la que ha condenado al minino de la foto a estar entre rejas. La mañana berzocaniega estaba fría aunque el sol comenzaba ya a calentar el hueco de la ventana. Con agilidad, el gato se deslizó entre los barrotes acurrucándose contra la cerrada persiana. Al notar el calorín cerró los ojos, s e dejó llevar y hasta esbozó una sonrisa gatuna.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.