La foto y su pie: La primavera ha tornado su cara

Nos has puesto un rictus invernal la primavera. La niebla se ha enriscado en los canchos de la Sierra y nos ha ocultado las encinas. Los olivos presentan su florido esplendor mostrando sus hojas relucientes de agua primaveral y sus promesas de abundante cosecha.

Llueve. Han corrido las canales casi toda la noche y un apagón puso el corazón en un puño a los amantes del fútbol cuando la señal televisiva decidió ausentarse entre improperios de diversos calibres de los aficionados.

Está seca la tierra. El agua apenas logra formar charcos duraderos y las calles, limpias tras la lluvia, muestran sus piedras relucientes. Esta mañana los verdes inundan el paisaje. Verdes húmedos como de primavera recién estrenada. Verdes luminosos como vestido de joven doncella en la mañana soleada del Domingo de Ramos.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.