La foto y su pie.- Cerezas

Se están haciendo esperar. Se muestran un tanto reacias a ofrecernos en toda su amplitud y cantidad sus carnes rojas, prietas y sabrosas. El agua, que fue bendición para los campos, no fue del agrado de estos frutos que no les gusta que les golpeen ni siquiera levemente.

Tuvimos la suerte degustar las primeras de la Charca del Puerto en San Isidro. Un año más muestran su calidad y jugosidad explotando en la boca e inundándola de múltiples sabores campestres. Esperamos que el tiempo, que hoy ha comenzado a calentar, le sea propicio a los cerezos y, aunque suene raro, que  la recogida de fruto de mucho trabajo, durante mucho tiempo, a todos los agricultores que de ello viven en estas tierras berzocaniegas

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.