CANGAS DEL NARCEA.- Lunes

Lunes cinco de junio. Son las siete y media de la mañana y el sol ya ha despertado a los vecinos de Santa Marina. El termómetro de mi ventana marca siete grados.  La mayoría de las persianas aún permanecen bajadas y el Paseo se presenta huérfano de vehículos y peatones. Aún es pronto. No tardando mucho algo comenzará a moverse: la Cangas administrativa y sanitaria iniciará su jornada y con ella el trasiego de coches y personas. Aún será éste moderado y pausado. La actividad se acelerará cuando se acerquen las nueve y comienza la jornada escolar. El ir y venir de niños, madres y vehículos escolares se hace evidente. Comienza la apertura de comercios y grandes superficies; una apertura pausada que se completará allá hacia las diez de la mañana. Será entonces cuando la villa acelere su pulso y se active. En la esquina de la antigua Caja de Ahorros, ociosos y jubilados de ambos sexos comienzan sus cotilleos. En el lenguaje políticamente correcto daríamos análisis del día.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.