La foto y su pie.- Vacío

(Foto: Maribel)

Viernes. Atardece. Me dejo llevar por unas calles incomprensiblemente desiertas. Tan solo cerradas bolsas de basura delatan la presencia humana. Tiendas cerradas, persianas bajadas, silencio total. Unas sillas dormitan abrazadas junto a la también cerrada puerta de un bar. Y de otro. Y de otro más allá.

Y así una y otra calle. Hay muchas tiendas. Quizás sus mañanas son activas, pero en la tarde están muertas de clientes. La ciudadela de Valença do Minho es el verdadero y real ejemplo de lo que es un pueblo vacío. La imagen de lo que pueden llegar a ser muchos pueblos de España.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.