CANGAS DEL NARCEA.- A vueltas con la Federación de Peñas

Según una nota emitida por la Federación de Peñas de la Pólvora el día 1 de julio: “Finalizada la Asamblea de la Federación de Peñas, en que se elegía nueva Junta Directiva, no se ha presentado ninguna candidatura.
Quedan por tanto, convocadas nuevas elecciones para el 11 de octubre.”

Esto quiere decir que las fiestas patronales de este año se inician sin una directiva definida y con una prolongación tácita de la actual, si es que existe ésta, como tras las últimas controversias, ataques de uno y otro lado, descalificaciones e inacción se intuye. Si a ello se une la politización que se ha colado en la misma Asociación, así como los descarados intentos de patrimonialización individual de las funciones que corresponden a una representación colegiada, deducirán conmigo que no es ni mucho menos el mejor campo de actuación para un mejor desarrollo de las fiestas del Carmen, especialmente en todo aquello que tiene que ver con la Peñas de la Pólvora.

Desde su creación, he considerado siempre muy importante la labor de coordinación y aglutinamiento desarrollada por la Federación y así lo he señalado una y otra vez. Tanto la función como el interés se fueron degradando con el paso de los años y se vino a caer en una repetitiva rutina que en nada favorecía a los principios fundacionales y que diluyó su importancia y prestigio en el mundo de la Peñas.

Los mandatos rotativos, (presidente de una peña; secretario, de otra; tesorero de otra, con vocales representativos de las demás) si bien en principio fueron una solución, tropezaron pronto con el hecho de que “había que hacerse cargo de la Federación porque tocaba” y ello trajo como consecuencia el “dejar pasar y el ya vendrían otros”. Otro problema derivaba de que las Peñas no nombraban a los mejores, sino generalmente al voluntario de turno que, así quedó demostrado años atrás, en más de una ocasión buscaban más la foto que la eficacia y el progreso festivo.

Estoy convencido que las fiestas están pasando unos años, digamos especiales. Los que las analizan en su totalidad y conjunto convienen en señalar que es el momento de, como ya se hizo en otra ocasión, cambios de estructuras, programación, participación y responsabilidades, así como el volver atrás y despolitizarlas. No es lógico que COFECA esté compuesta por tres concejales (políticos) y dos administrativos municipales, un representante de Hostelería, uno de Apesa, uno de Artesanos y uno de la Federación de Peñas. ¿ Es este el peso representativo que corresponde a cada uno de estos organismo por su importancia en el desarrollo festivo?.

Cuando resurge COFECA (yo estaba allí) se hace para desligar la organización de las fiestas del ayuntamiento y, por ende, de la política. Su representación era de tan solo un concejal, durante muchos años Álvaro Álvarez Camblor, el resto correspondía a Peñas, Artesanos y algún independiente. Ni hostelería ni el comercio estaban presentes al considerárseles partes económicas especialmente interesadas.

No quiere esto decir que haya que trasladar toda esa estructura a la actualidad, pero sí la necesidad de un vuelco de ilusión y futuro. Y la Federación tiene en ello un papel más que importante.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.