CANGAS DEL NARCEA.- Ecos del Carmen: Rubén

Rubén, con sus ocho años acuestas, llegó a Cangas del Narcea de la mano de sus padres. Su padre, Marcos, quería conocer la Descarga de la que tanto les hablaban sus tíos. Y llegaron desde Suiza sin saber muy bien qué se iban a encontrar.

Rubén y su hermana pequeña, Nuria, recibieron su bautismo de fuego en la noche del 14, en la zona del antiguo Lagarón, entre los miembros de la Carcasa y La Alpargata. ¿Miedo?, ¿susto?, ¡nada de nada! Se llevaban las manos a la cabeza, se tapaban los oídos, lo dejaban, y aplaudían entusiasmados.

-¡Deprisa!, ¡deprisa!, repetían aplaudiendo ante la explosiva subida de cientos de voladores.

Y así el 15 y el 16. Y la Descarga desde el camino del Acebo, en la zona de El Sarmiento. Les gustó menos, querían estar más cerca.

Al llegar a su destino, allá en las faldas de las Villuercas, en Berzocana, Rubén no olvidaba lo vivido en Cangas. Y quiso expresarlo en un dibujo, el que aquí les muestro. En el cielo, las palmeras de múltiples colores. Y predominando el color naranja con el que envuelve la subida de los voladores fijando la traza lumínica que trazaban en el cielo nocturno.

Y abajo las máquinas con los tiradores de La Carcasa inidentificables por sus camisetas

-El de la izquierda es Jose, asegura Rubén

En el patio de la casa  extremeña de sus abuelos, Tomás e Inés María, Rubén ideó un volador con el que seguir disfrutando de sus vivencias canguesas. Y hasta le colocó un trozo de lana a modo de mecha. Imagino que no lo intentará en Suiza, allí lo tendrá bastante más difícil-

-Pepe Luis, ¿Podemos venir al año que viene?, me preguntó al marcharse.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.