La foto y su pie: El tiempo según cada quién

Domingo. Tal parece que el verano ha dicho su adiós por estas tierras. El camino busca su norte entre la niebla y el caminante, con la capucha calada, busca el suyo en el camino. El orbayo (llovizna) se cuela por las zapatillas veraniegas y el frío entre las ropas del mismo tenor. Al menos me puse una camisa de manga larga.

En la radio hablan de alertas amarillas y de calor sofocante por muy diversas regiones y comarcas, de playas abarrotadas y de consejos para evitar golpes de calor. Dicen que es muy difícil dormir.

Sonrío casi sin querer y, fugazmente, pienso en nuestro inconformismo climático. Nosotros, anoche, en Larna, encendimos la calefacción.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.