BERZOCANA.- La foto y su pie: Sombra

Reverberaba el calor en la calle madrileña. El caminante miraba aquí y allá en busca de una sombra reparadora: nada. De alguna manera, la mente actuó en consecuencia y puso en primer plano la agradable sombra de   la puerta de la iglesia de Berzocana, justo allí donde el vientecillo del “Colaillo el rio” se transforma en aire acondicionado natural.

Cerró levemente los ojos mientras esperaba en el semáforo de Princesa sintiendo un repentino alivio. Un par de minutos después reinició la marcha mientras la imagen de la iglesia, escoltada por los álamos, se difuminaba. Los ruidos y el calor capitalino volvieron atropelladamente

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.