DEGAÑA.- ¡Me basto yo solo!

Desde los inicio dela democracia, Cangas del Narcea ha venido ocupado demasiadas veces las primeras planas en la prensa regional por mor de, digamos, “aventuras y originalidades” electorales, pactos y contra pactos de gobierno, iniciados, terminados, rotos e incluso pegados, de lo más anómalos. Tanto es así que unas elecciones municipales acudieron a la villa los directores de los tres periódicos regionales dejando al resto a cargo de los redactores de a pie.

Las dos concejalas

Pero ahora m encuentro con una “crisis en el gobierno municipal de Degaña” que me deja pequeñas aquellas veleidades canguesas: el alcalde, el socialista José María Álvarez Rosón, se ha quedado solo al frente del Consistorio tras retirarle las competencias delegadas a sus únicas compañeras de partido y miembros del ejecutivo, las ediles Cristina Collar y Araceli Soarez.  Así con dos pedúnculos florales como se dice desde el buenismo de Zapatero  a lo que antes sonaba mucho más rotundamente; lo del caballo de Espartero, vamos.

Y asegura el alcalde que lo hace por “la mala relación existente en el seno del gobierno”, formado por el propio alcalde y las dos concejalas socialistas citadas.

Asegura Rosón que durante el verano dio un voto de confianza a ambas concejalas tras haber votado en contra de los presupuestos el pasado mayo, cuando el regidor sacó adelante las cuentas gracias al apoyo de los dos concejales de IU, los dos del Partido Comunista, el edil de Foro, y la abstención de la única concejala del PP. Recibió por el contrario el voto negativo de sus compañeras que entonces se  justificaron con que “no participamos en la elaboración de ese presupuesto”.

El primer paso estaba dado. Y ahora el regidor asegura que  “no se ocupaban de sus competencias y, por eso, me he visto obligado a romper el gobierno”. Y explica que no consultó en su momento a las concejalas sobre las cuentas municipales porque “si ellas se ocupasen de los servicios nadie tendría que preguntarles y es más durante estos meses he intentado revertir la situación con ellas pero no ha sido posible”.

Soarez asegura que el case le llegó en carta certificada aunque aseguró que va  a “seguir trabajando como concejala por mis vecinos y no me voy a ir del PSOE”. Su compañera, Cristina Collar, lo vio venir y presentó la renuncia a su acta de concejal antes de recibir la carta, aunque todavía no se ha hecho efectiva esa renuncia, al no haberse celebrado el Pleno que ha de darla validez. La edil acusó a Álvarez Rosón de no consultarles nada ya que “él tiene sus propios amigos y no nos necesita”.Finalmente, explicó, que decidió abandonar el Ayuntamiento porque «no quiero que me achaquen los problemas del pueblo».

Por ahora, el gobierno municipal quedará formado tan solo por el alcalde, quien en los próximo días entablará conversaciones con el resto de grupos para ofrecerles las concejalías que ha quitado a sus compañeras de partido. El alcalde explicó que comenzará la negociación con los grupos afines, que le ayudaron a sacar a delante el presupuesto (IU, PC y Foro), para delegar esas competencias ya que «yo solo no me puedo hacer cargo», apuntó.

La corporación está compuesta por nueve concejales y se queda, de momento, con un solo miembro en el gobierno municipal, el alcalde, que deberá lidiar en solitario, y buscar apoyos con la oposición, para sacar adelante el concejo.

Es

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.