CANGAS DEL NARCEA.- Se cumplió todo lo previsto en El Acebo

Como aseguraba aquel aldeano “nada se salió de la carril”. Y así trascurrió el día del Acebo como se define al 8 de septiembre en Cangas del Narcea y aunque en Asturias en general, y otros concejos en particular, cuenten con muchas otras denominaciones. Nuestro paisano Neto lo clavó en su chiste del día en El Comercio.

El sol vino a sumarse a los actos y ello permitió que fuesen muchos los romeros que hiciese la subida a pie hasta el alto en el que se ubica el Monasterio. Como siempre ocurre ha ya años, los coches ganaron la batalla hasta el punto de llegar algunos a plantearse si no habría más coches que visitantes.

Pronto comenzaron ocuparse los lugares “mejores” para las meriendas y las misas comenzar a sucederse una tras otra para permitir que los fieles no tuviesen problema alguno a la hora de cumplir el precepto y subir a besar el manto a la Virgen. Todo como la tradición manda y así viene sucediendo año tras año

“La salud es la principal petición que los fieles trasladan a la Virgen del Acebo y, a cambio, le ofrecen promesas como subir caminando hasta el santuario desde Cangas del Narcea”, nos contaban. Las otras peticiones, las más íntimas quedan en el secreto y la creencia de cada corazón.

Por otra parte son muchos también los cangueses de la emigración que aprovechan esta fiesta para regresar a casa y cumplir con la tradición. De Madrid, Toledo, Oviedo, Salamanca y otros lugares acudieron ayer peregrinos con su s mochilas llenas de fe, tradición, costumbres o simplemente festivas. Como ocurre en casi todas las romerías sean del carecer que sean.

Y así lo vio el párroco, Jesús Bayón, que en su homilía hizo referencia al ejemplo que han dejado las generaciones pasadas en el santuario. “No venían solo a merendar, venían hasta de rodillas y ese es el testimonio que recibisteis desde pequeños y por eso este es el lugar donde confluye toda la comarca”, subrayó.

Además de los fieles asistentes a misas y procesión, ésta estuvo conformada por varios grupos de baile y de música tradicional que ofrecieron varias actuaciones ante la imagen de la  Virgen.

Después de la ceremonia religiosa llegó el momento de compartir mesa y mantel con familiares y amigos; tortilla de patata, empanadas, lacón, jamón, chosco, chorizos, lomo, andollas, filetes empanados y sin empanar, barbacoas…. Todo un muestrario de la gastronomía de la comarca con el gocho como rey y señor de la misma, para culminar con toda una batería de postres caseros, vinos y chupitos.

Como debe de ser.

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.