Ecos del Carmen: Contraluz de pólvora

Avanza lenta y rápida, en pleno contrasentido del tiempo, la tarde del 16 de julio. Las calles de Cangas, sus puentes, sus alrededores, se llenan de gente y colorido.

Pausados y constantes, dos cangueses levantan los grandes voladores e introducen sus varas por el hueco reservado en la máquina. Saben que no pueden equivocarse. El ritmo y la seguridad de la Descarga dependen también de ello. De lejos, contra el sol tal parece que plasman en el aire un ballet sustentado en su música, su música interior, aquella que les hace vivir la Descarga aún desde mucho antes que ésta comience. El sol, allá en lo alto, actúa como testigo del aconteciendo

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.