La foto y su pie: Y el vino detuvo el tiempo

Cae el vino combando el chorro buscando el gargüero del paisano. Por un momento, el del clik del fotógrafo, queda el tiempo detenido en el espacio. Luego, la nuez del uno baja y sube, mientras la del otro sube y baja marcando ambas ritmos complementarios de una misma danza de sabor y placer.

Un hilillo de placentero calor señala el paso del preciado líquido camino del estómago. Con él bajan también los sabores de las viñas, de los campos de Cangas y hasta retazos de su pequeña historia.

Aislados en sí mismo y dejando suelto al paladar, los dos cangueses disfrutan del momento

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.