CANGAS DEL NARCEA.- La vendimia de Antón y la preocupación por las inspecciones de trabajo

Las vendimias de Antonio Álvarez, más conocido en Cangas del Narcea como Antón ‘Chicote’, tienen una repercusión especial en el concejo cangués y, del alguna forma, se han constituido en un acontecimiento con mucha participación y fiesta.

Y así este año la “Vendimia de Antón” ha vuelto a convertir en una celebración a lo que todos aquellos que pueden, locales o foráneos, se unen y acuden a los viñedos de Limés, especialmente a las viñas de Penderuyos y La Galiana. Nadie lo considera un trabajo pese a que lo sea, y duro, pero el espíritu festivo anula el esfuerzo y le hace especialmente llevadero.

Antón

Antón, con su peculiar decir y cazurrería, calculaba que habrán participado en la vendimia de este año unas 170 personas. No cobran, el único beneficio que se llevan es la barriga llena y la diversión”,.

El programa es sencillo: tras el desayuno, salen a vendimiar y regresan para hacerse la “foto de familia” que luego Antón cuelga cada año en su bar de la Calle La Fuente, en la villa canguesa. Comida, sobremesa y tarde de fiesta. Y allí estaban, no solo cangueses, sino de Allande, Mieres u Oviedo

Este año, según el enólogo de la bodega, Manuel Areal, se recogerán unos 12.000 kilos de uva, kilos que vendrán a dar unos 8.500 litros de vino.

Amenaza para este tipo de trabajos

“No me saque en la foto que estoy cobrando la jubilación” pedía uno de los vendimiadores”. Pero esta preocupación se está extendiendo a los propietarios de pequeñas viñas ya que las inspecciones a este tipo de trabajos que se están realizando pueden acarrear un verdadero problema, tanto al sector de la uva como al de la manzana..

Los productores de ambos frutos aseguran que sus actividades dependen del apoyo familiar, ya que en muchos casos no son profesionales y continúan con las labores agrícolas por mera tradición. En plena vendimia y con la cosecha de manzana a la vuelta de la esquina, los agricultores consideran que hay que diferenciar entre los grandes productores, al final empresarios, y los pequeños. En este contexto, el Principado ve “poco razonable que los trabajos de apoyo de vecinos y familiares puedan ser objeto de una inspección de Trabajo”, como ya está sucediendo en Galicia.

La consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, admitió  en Gijón, en el marco de la inauguración de la Feria del Campo Agropec, “no conocer a fondo el asunto”, puesto que no hay constancia de que los controles se estén realizando en Asturias. En todo caso, añadió, “quiero pensar que son situaciones que se pueden explicar y que no tienen consecuencias para las explotaciones ganaderas”. Tanto en  el sector de la manzana como en el de la uva  sin embargo, hay preocupación ya que es un   mundo totalmente familiar y nadie viven de él.

El director técnico de producción vegetal de Campoastur, Jorge García, pide diferenciar entre el apoyo puntual de familiares y amigos al trabajo de los temporeros. Esto último “hay que controlarlo”, opina: Carlos Ron, responsable de la bodega Vitheras en Carballo (Cangas del Narcea) explica que familiares y vecinos siempre participaron en las recogidas de uvas, aunque en su caso se tratan de viticultores inscritos en la DOP. Otro profesional, José María Martínez también se opone a las inspecciones, ya que ponen en riesgo una tradición. Los sindicatos agrarios denuncia que en Galicia se están presentado inspectores con agentes de la Guardia Civil para poder identificar a quienes participan en las labores agrícolas y si procede multarles.

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.