La foto y su pie.- Los Molinos

El tiempo y la desidia han roto mis vivencias de niñez y adolescencia. El arreglo de la carretera de Logrosán (aún sin terminar) han dejado al descubierto los esqueletos de los viejos molinos de agua.

Sus tejados hundidos, sus paredes desgajadas y las ruinas de su entorno me llenan de añoranzas. Rehago todo o en mi mente y me veo de nuevo por sus alrededores con otros niños buscando ranas y lagartos, o simplemente arrojando piedras al agua en las calurosas tarde del verano. Y veo bajar a tío Gregorio con sacos de trigo, y subir de nuevo con otros de harina. Se ha secado el río.

El inexorable paso del tiempo cambia mentes y paisajes, pero la memoria de la niñez es y será siempre una impronta indisoluble en el corazón de cada uno. Especialmente en la de aquellos que, como yo, tenemos la inmensa suerte de tener pueblo al que volver.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.