La foto y su pie.- Esperando el agua

“Dura poco la alegría en casa del pobre” reza el dicho popular. Y tras regar levemente la tierra, el agua nos abandonó de nuevo refugiándose, quizás, en otros lugares del planeta a la espera de su regreso a estas latitudes.

Siguen secos o semisecos arroyos y regatos en Extremadura y en Asturias. Rumia el ganado sed de agua fresca corriendo entre verdes. Miran al cielo azul y límpido hombres y mujeres del campo. Y de la ciudad.

Los tubos del llamado “órgano” de Cea Bermúdez  apuntan entrecruzados al cielo demandando nubes que descarguen y eliminen la contaminación que atenaza la ciudad. Pero el aire no obra en ellos y permanecen mudos. Nos dijeron que sonarían al ser acariciados por el viento. No es así. Y si suenan debe de ser de una forma tan débil que lo ahogan motores, bocinas, gritos y máquinas de todo tipo.

Y el campo y la ciudad esperan el agua

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.