La foto y su pie.- Campos secos, aguas dormidas

He caminado los campos sedientos de Asturias a Extremadura; de Extremadura a Madrid y de Madrid a Burgos. Acrecienta el polvo del camino el que levantan los tractores en campos secos que dificultan o impiden las siembras.

Las aguas del padre Duero han quedado dormidas en Aranda. Ni siquiera mecen a las hojas otoñales. Quietud de silencio y añoranza de gotas en su superficie. Tan solo reflejan los múltiples marrones de la ribera y los arcos del puente.

Se enmaraña tímidamente el cielo. Anuncia agua para mañana y,entonces, cambiará todo

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.