SUROCCIDENTE.- Ecologistas exigen la inmediata veda de caza en terrenos quemados

Una serie de grupos ecologistas, “ante la excepcional gravedad de la reciente oleada de incendios y su especial afección a enclaves naturales de elevado interés”, ha solicitado de la administración “la aplicación de las medidas contempladas en la Ley de Caza, otras normas para el ejercicio de la caza y cuantas disposiciones que -en concordancia y oportunamente- sea necesario implantar por motivos ecológicos y biológicos para minimizar el impacto ambiental de los incendios, la pronta activación de los mecanismos naturales de recuperación de las zonas afectadas, y la protección de la fauna y biodiversidad en general”.

En concreto instan a “ aplicar de inmediato la veda a la caza, en Reservas Regionales de Caza y Cotos Regionales, en todas aquellas áreas donde la superficie quemada supere el 20 por ciento”.

Consideran que la situación creada en el suroccidente pone de relieve “la magnitud y gravedad del problema” en lugares como Degaña, Cangas del Narcea, Ibias y Allande, sin menoscabo del resto de las zonas afectadas, en los que hay que mencionar que las superficies incendiadas afectan a un espacio protegido (Parque Natural, LIC y ZEPA) donde hay áreas críticas de oso y de reproducción de urogallo.

Afirma estos grupos que “el efecto acumulativo de los incendios, con pérdida de cubierta vegetal, de hábitat, de refugio y de recursos tróficos para numerosas especies, es evidente, especialmente grave para especies amenazadas como el oso y el urogallo”. Por ello, aseguran “las zonas no incendiadas son especialmente importantes como lugares de refugio y alimentación que deben ser gestionadas acorde a la situación de vulnerabilidad en que se halla la fauna en general y en particular las especies protegidas. De ahí que consideremos urgente no solo vedar la actividad cinegética sino modificar el calendario de cacerías (zonas oseras) que afecten a las zonas que hayan sido afectadas por los incendios, e igualmente amparar aquellos enclaves cuya densidad cinegética y situación ecológica (densidades más altas de especies cinegéticas y amenazadas por falta de refugio y alimentación) hayan sido afectadas indirectamente por los mismos”. Este es el caso del área de Tablado, en la Reserva Regional de Degaña que incluye los montes próximos a las localidades de El Rebollar, el propio Tablado y Degaña en la ladera umbría, así como la ladera sur incendiada.

Otro tanto debería hacerse con el Área de Gillón perteneciente a la Reserva Regional de Caza de Cangas del Narcea, en la que reiteraríamos los mismos argumentos. Lo dicho es trasladable a los concejos de Ibias y Allande.

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.