CANGAS DEL NARCEA.- De la petulancia a la idiotez interesada

Mientras paseaba, casualmente y a través de las ondas, llegaban hasta mí unas declaraciones públicas de alguien. A medida que oía se configuraba en mi mente una conclusión: hay gente, que encumbrados en su personal cucaña, llevan la petulancia como bandera y el cinismo como creencia.

Y no me estoy refiriendo a determinados políticos catalanes, que bien podría ser. No. Estas situaciones se dan también mucho más ceca de nosotros y es ahí donde aparece la incredulidad.

Y con el paso de los minutos se va dibujando, de la teoría la realidad, un personaje determinado y determinante: aquel que en su lugar teórico de trabajo, en el paseo o en el café, hace prosperar la discordia y que triunfen los recelos; algo que sucede siempre cuando aparece un mediocre con ínfulas de sapiencia y verborrea vomitiva.

Y allí aparecen también la discordia, la animadversión, las contradicciones, la malquerencia, la envidia, animosidades, contiendas, murmuraciones, mentiras y silencios cómplices. Y con los días surgen el pandilleo y la siembra de cizaña y maldad en el pensamiento de este o aquel compañero. Y todo ello desarrollado por un funcionario de la mediocridad con un ego amasado con la levadura de la egolatría y cegado por una idealizada y supervalorada imagen de su propia realidad y la ceguera de la incompetencia.

Y entonces uno descubre que la idiotez no tiene límites ni fronteras.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.