La foto y su pie.- Del atardecer de Larna al de París

Ha dejado de estar ante mi vista Pena Ventana y ha aparecido la torre Eiffel. Cosas de los tiempos y sus medios. En un plis plas comes en Ranón y tomas café en París. Dejas atrás los silencios de la aldea y aparecen los sonidos de motores y lenguas diversas.

Desde lo alto del Arco del Triunfo a la torre símbolo de la capital francesa, se nuestra al viajero un horizonte urbano que nunca encuentra su fin. Y de pronto, a las ocho en punto, aquella cambia sus colores, se deja envolver por los de la bandera francesa, y cientos de luces parpadean cambiando sus brillos de un lado a otro o de arriba abajo. Aunque somos muchos, el silencio es casi total. Tan solo los disparos de máquinas de fotos y móviles se dejan oír. Es un momento mágico que da paso a la noche. Como los silencios de Larna

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.