La foto y su pie.- Sombras y realidades

 

Pinceladas del tenebrismo se incrustan en el objetivo. Un fondo de tormenta envuelve en truculencias pictóricas la composición en la que se integran los niños como figuras centrales contraponiendo el movimiento de una a la quietud de su opuesta.

La cruz se erige en elemento central de la composición añadiendo misterio y un punto de temor en la totalidad del cuadro.

La realidad que esconden las sombras de un atardecer en el Acebo es que, bajo sus capuchas y contraluces, los niños se ríen del fotógrafo.

Nada es lo que parece.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.