Según quién sea el agresor o a quien se ridiculiza

Ya sé que no es políticamente correcto y que me pueden llover anatemas y palos dialécticos de los sectores más radicalmente feministas o más pijoprogresistas, encargados de otorgar o retirar los diplomas de calificación democrática o fascista a según quienes les aplaudan o les lleven la contraria. A partir de cierta edad, estos calificativos resbalan como jabón en el suelo del baño.

El caso es que me pregunto y les pregunto:

-¿Por qué hasta los (y las, no sea el demonio) feministas más recalcitrantes guardan silencio ante una agresión sexista si el atacante, o los atacantes, son magrebíes?

Toda la repercusión mediática que cae sobre el caso si el agresor es español, desparece si es magrebí o se suaviza notablemente si es de otra nacionalidad, en muchos casos obviando hacer referencia a ella.

En la misma línea se mueven los al principio citados a la hora de parodiar, criticar, ridiculizar o insultar, arropando los tales actos bajo el concepto de libertad de expresión, cuando van dirigidos a España en su conjunto o la religión cristiana, especialmente la católica. Ni una sola vez lo hacen hacia otra alguna nación o región, o religión, y menos aún hacia la mahometana. Y destaco que lo deseable sería no lo hiciesen en ningún sentido. Ya saben mis lectores que la mierda es mierda aunque se la intente disfrazar de “arte”.

A estos líderes de la “libertad de expresión” les papeisa, como dicen los asturianos, o se acojonan como decimos el resto de los mortales, ante esas tesituras.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.