La foto y su pie.- Anochece

Anochece en la villa. Las sombras juguetean con la luz de los focos y los silencios cabalgan alejándose entre las encinas. Abren puertas los campanarios a la luz perfilando siluetas adivinadas de campanas en reposo. Los nervios potentes de los arbotantes abrazan los muros entre enfadados y cariñosos. Han de mantener la silueta esbelta del edificio y han de evitar su derrumbarse. Milagros de la arquitectura no por antigua menos importante o resolutiva.

Ya hace rato que ha sonado el Ángelus y el día se apaga entre murmullos sordos y algún que otro grito de niño rompiendo la sonmolencia de la Calle Honda

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.