Buenos días Aranda

Se despereza rompiendo fríos la mañana dominguera castellana. La plaza esconde vergonzosa sus soledades y abriga los rumores cerrando al vientecillo balcones y ventanas. De las columnas y paraguas del baldaquino cuelgan olvidados acordes y arpegios de mañanas primaverales o veraniegas más bulliciosas. De mañanas de trajes domingueros y vestidos de organdí con paseantes de misa y vermú saludándose ceremoniosos como a la más rancia costumbre castellana le es debido.

Busque el lector más joven la expresión “rancia costumbre castellana” pues no tan solo se están perdiendo las buenas formas y educación ciudadana, sino también la descripción de las mismas con palabras. De momento no hay un emoticón a para sustituirla.

Oigo mis propios pasos en los soportales. Miro al templete y me parece ver que en su picota se balancea un calderón musical que ha suspendido la partitura y el tiempo. Buenos días Aranda

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.