CANGAS DEL NARCEA.- Moal: Otra lección de civismo y colaboración

La carrera ‘Puerta de Muniellos’ mostró una vez más su alta capacidad organizativa y de gestión y participación. No solo hay que tener en cuenta el número de inscritos: 700 corredores sino la cantidad de personas involucradas en cuidar cada detalle y procurara que cada cosa esté en su lugar y cada caso en su momento: 80 vecinos de Moal y 250 voluntarios se ponen a disposición de la organización para convertir este pueblo en todo un referente de las carreras de montaña en Asturias.

Toño Rodríguez, alcalde de barrio, resaltaba orgulloso: “Fue un éxito total: ambiente, público, corredores… Los deportistas valoraron muy positivamente llegar a Pena Moncó y tener público animando”. Una sensación que se extendía entre vecinos, participantes y espectadores. De ahí que llovieran felicitaciones de todas partes, especialmente de los participantes

Se inició el sábado con la carrera de 12 Km. Y continuó el domingo con la de 31.Desde las primeras horas de uno y otro día, el pueblo era un hervidero. Las mujeres comenzaron el día preparando el desayuno para los corredores, sin perder de vista los 70 kilos de paella que había que preparar para la

La lluvia quiso aguar el inicio de la prueba, pero desapareció nada más iniciarse la misma dispuesta también a colaborar quizás contagiada por el ambiente

Y una iniciativa que se inicia este año y que ha sido muy jaleada y aplaudida: Un autobús trasladó a los espectadores que así lo quisieron a Moncó,  para presenciar la subida. “Fue un gran detalle”, comentaban uno y otros. “Se agradece mucho no tener que estar esperando en el pueblo desde que salen hasta que llegan a meta”.

Para la mayoría de los atletas la dureza del trazado se suple con la acogida del pueblo. “La carrera es muy dura, pero muy bonita y está muy bien señalizada, los voluntarios se dejan la garganta animando y el gaitero en lo alto (algo que se viene repitiendo año tras año) fue un puntazo” contaba Francisco Fuentes, corredor llegado desde Coruña que abandonaba Moal encantado con el estacionamiento de autocaravanas que se ponía en marcha por primera vez en esta edición.

Y para rematar, un año más, los organizadores se trasladaron Oviedo, a la Cocina Económica, organización a la que entregaron, toda la comida sobrante del acontecimiento (arroz, caldo, embutidos, pan, dulces…) y que fu muy bien recibida.

Nuestra en horabuena y a seguir creciendo.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.