La foto y su pie: ¿Verano?

A punto he estado de abrir el armario y sacar la gabardina. Miro el calendario y me dice que hoy es 20 de julio aunque tal parece que es de octubre. Por pudor estético me reprimo y salgo a la calle con el cuello de la chaquetilla del chándal subido y paraguas en mano. Llueve. El ambiente está frío. Ni siquiera veo coches circulando pese a ser las nueve de la mañana. Los verdes señalan primavera y los grises de la niebla otoño. Ningún color apunta a verano. Tampoco logro ver a nadie caminando por las aceras.

Oviedo aparece como una ciudad aún dormida en su espera de sol y luz. Y ocurre igual en todas las villas y aldeas asturianas.

Como fórmula de optimismo me refugio en la esperanza del refrán aldeano: “Al verano no se lo comen los lobos, ya vendrá”.

Espero que el largo invierno no haya acrecentado tan en demasía el hambre lobuna que hasta se hayan despachado al verano como tal parece.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.