BERZOCANA.- El Venero

 

Han llegado los calores. Tras un largo invierno pródigo en aguas y una primavera suave y húmeda, julio ha abierto sus puertas a la canícula. Place ya el buscar sombras al atardecer berzocaniego.

Un andar pausado, un dejar llevar por los pies y los espacios del recuerdo, subiendo empinada cuesta, llega al caminante hasta el Venero. Salta el agua cantarina del caño al suelo impregnando de frescores el ambiente. ¿Cuántos berzocaniegos le habrán precedido? ¿Cuántos cántaros y barriles habrán viajado de entre sus piedras a la villa?.

Pequeños trozos de historia, de vida, que conforma el ser y existir de un pueblo. El caminante se inclina sobre el chorro y bebe un largo trago. Allá enfrente, los canchos se tiñen de un fuerte color rojo.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.