Segundo e inesperado encuentro en el miso viaje

Volvió a suceder. Fue a la vuelta del mismo viaje. Había doblado ya largamente la mañana su mediana cuando paseábamos pausada y relajadamente por el barrio de la Judería de Hervás, en la provincia de Cáceres.

Surgiendo de una esquina en una de sus empinadas calles veo aparecer una gesticulante figura que avanza por la cuesta en nuestra dirección, Tal me pareció el Cabalero de la Tiste Figura que, escapado de la obra de Cervantes, y vive aventuras por tierras extremeñas. Pero no.

Por un segundo pensé que quizás fuese el judío errante que ha vuelto a sus orígenes tras su expulsión de España y acude hacia mí reivindicando casa y viejas propiedades que se vio obligado a abandonar. A medida que se acerca me fijo más detenidamente. No lleva kipá, luego no puede ser judío.

-¡Pepe! ¡Que los de Berzocana también aparecemos en cualquier sitio!

-¡Mecago en to lo que se menea!

Sonriendo y gesticulando avanza hacia mí Joaquín Merino que en su efusivo saludo hace referencia a mi aquí relatada aventura de lo que me ocurrió en Zafra con unos cangueses. (http://www.deaceboyjara.com/2018/10/09/un-cangues-en-cada-plaza-y-un-verano-en-octubre/)

Merino se ríe a mandíbula batiente mientras nos abrazábamos. Comentamos los encuentros imprevistos que suceden aquí y acullá en los lugares menos esperados y como “Ya no se puede ir de incógnito a ninguna parte”.

Acuden ambas consortes a festejar con nosotros el encuentro y, como es de rigor, terminamos posando para la foto que certifique la veracidad de nuestro encuentro.

 

 

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.