BERZOCANA.- Explotaciones mineras. ¿Conservación del Medio o puestos de trabajo?

 

Berzocana

Expectantes se encuentran los habitantes de las Villuercas, expectantes, preocupados y también desorientados. Principalmente los municipios de Logrosán, Cañamero y Berzocana, integrados en el Geoparque de Las Villuercas, Cáceres, Extremadura, se encuentran sometidos a un aluvión de noticias, análisis y opiniones de todo tipo. ¿El motivo?

La confirmación de que las multinacionales de la minería Mineral Exploration Network sigue adelante con el proyecto de extracción de oro iniciado en 2013. Es más hay en la región 230 nuevos proyectos para extraer a cielo abierto metales que van desde el oro, el hierro, el cobre o el wolframio a otros más empleados para los componentes electrónicos como el coltán o el litio.

De esos proyectos, unos están en trámite de investigación, otros están a la espera de recibir el permiso correspondiente o bien están en trámite de concesión de explotación.

En una comarca con despoblación galopante, en la que las campanas solo suenan para llamar a entierros, los nacimientos se encuentran bajo mínimos y los pocos jóvenes que quedan emigran nada más cumplir la mayoría de edad, no es de extrañar que el anuncio de la apertura de minas y por tanto de la creación de puestos de trabajo, lleve la duda a muchas familias. La inmediatez y necesidad de un salario es perentoria sobre argumentaciones de conservación de la Naturaleza o el Medio Ambiente.

En las Villuercas

Aunque el proyecto que ha hecho un mayor ruido mediático es el de la propuesta de una explotación a cielo abierto de una mina de litio en Valdeflores, en la parte posterior de la emblemática Montaña de Cáceres, lugar en el que se encuentra el Monasterio de la patrona, la Virgen de la Montaña, y desde el que se contempla la parte antigua de la ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad.

Entre esos proyectos descabellados figuran otros dos que también han provocado gran recelo y desconfianza por tratarse de zonas bien conservados, biológicamente muy ricas, y donde el desarrollo sostenible parece haber dado frutos en los últimos años: son la Sierra de Gata, por un lado, y el área del Geoparque de la Unesco Villuercas-Ibores-Jara.

En la zona que nos atañe, la de Las Villuercas- Ibores, la reacción ciudadana ha comenzado a producirse ahora y así la  Plataforma Villuercas-Ibores-Jara agrupa ya a centenares de vecinos de los municipios más amenazados por esos proyectos: Berzocana, Cañamero y Logrosán. Pero hay más pueblos implicados por cuanto, en estos momentos, la inclusión del Geoparque en el programa correspondiente de la Unesco puede estar en peligro y eso afectaría a un total de diecinueve municipios situados en aquella zona, “en donde la montaña y los usos agrícolas y agropecuarios tradicionales conviven junto a un desarrollo basado en la ZEPA (Zona Especial de Protección de Pájaros), el senderismo, las rutas geológicas o históricas y el turismo rural. Guadalupe y su monasterio también se sitúan en ese ámbito”.

¿Se verá sometida la comarca de las Villuercas y con ella mi pueblo, Berzocana; a la “fiebre del oro” con todo lo que ello conlleva?

Son muchas las dudas y las preocupaciones. Pero ahora, en su primeros pasos, todo el proceso se encuentra en los trámites administrativos, algo tan peligroso o más que las propias explotaciones en un terreno sensible como las Villuercas-Ibores. Los permisos de investigación deben respetar siempre el “criterio de sostenibilidad”. Y deben hacerlo “en todas las fases de ese proyecto”. Y si no fuera evidente ese respeto de los proyectos mineros a la sostenibilidad del Geoparque, esa falta debería ser “determinante para su desestimación”. Esa es la conclusión principal del documento asumido por la dirección del Geoparque de la Villuercas-Ibores-Jara, según lo expuesto por el director del Parque José María Barrera  en una reunión celebrada el miércoles 12 de diciembre de 2018 en las oficinas del Geoparque en Cañamero precisamente en el día en que el Diario Oficial de Extremadura (DOE, miércoles 12 de diciembre) publicaba el ya polémico permiso de investigación que autoriza calicatas y sondeos en zonas agrícolas de  los tres municipios señalados.

En esta reunión estuvieron también presentes el alcalde de Cañamero, Felipe Cerro, la alcaldesa de Berzocana, María Ángeles Díaz Benito, y la teniente de alcalde de Logrosán, Ana Abril, así como miembros de la plataforma ciudadana Salvemos Las Villuercas.

En las preguntas y el debate abiertos, varios asistentes cuestionaron la oportunidad de un proyecto basado en una ley anterior incluso a los conceptos actuales de sostenibilidad y defensa del medio ambiente. También se insistió en la necesidad de reaccionar ante un proyecto ajeno por completo a los habitantes del territorio y del que apenas ha habido información pública hasta hace poco.

La sierra desde Berzocana

El director del Geoparque, que hizo un repaso de los valores geográficos, patrimoniales, económicos y culturales que impulsaron la declaración de la Unesco, resaltó que “alterar de manera seria el paisaje geológico, el tejido económico y los usos tradicionales, puede poner en peligro la calificación internacional actual cuando se aproxima una nueva evaluación del programa de la Unesco en la zona”. Resaltó la fuerte implicación de los habitantes de la zona en su conservación y defensa. Barrera quiso mantenerse en todo momento en su “perspectiva técnica y no política”, pero no rechazó  que las autoridades locales, los integrantes de la Plataforma “Salvemos Las Villuercas” y los ciudadanos puedan seguir reaccionando con firmeza ante un proyecto que puede poner en peligro los usos actuales del territorio.

En el documento presentado se precisa que “de manera particular, el Geoparque resultaría afectado (pudiendo incluso poner en riesgo su condición de Geoparque) si esas explotaciones dañaran parte del patrimonio geológico aún en estudio ». Previamente se afirma asimismo « que el Geoparque se vería gravemente afectado por cualquier explotación que, de manera no sostenible, afecte al paisaje, a la calidad del suelo y de las aguas o a las explotaciones agrícolas y ganaderas de la población de los municipios señalados».

En el encuentro se recordaron las iniciativas en marcha para dejar clara la oposición de las autoridades locales y de la inmensa mayoría de los habitantes de la zona a unos proyectos que perjudicarían gravemente sus formas de vida actual y las posibilidades actuales de desarrollo basadas en el respeto de los valores naturales de la comarca.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.