La foto y su pie.- La frustrada comilona de Gus

Miran tristes sus ojos escondiendo gulas navideñas rotas. Agazapado tras las latas llenas, sueña el salto imposible sobre la apetitosa bandeja que algún desaprensivo ha dejado demasiado cerca de su olfato y su apetito.

Pero alguien más cauto, o mejor conocedor del can y sus impulsos, ha preferido asegurar las gambas y el resto de la mesa colocando a Gus un bozal de seguridad.

Adiós a los sueños glotones navideños. Ahora ni el salto asegura la comilona al can. Agazapado tras las latas Gus, con la mirada perdida, sueña Navidades más sustanciosas.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.