La foto y su pie. Marzo vuelve a ser marzo

Hoy me he reencontrado con el paguas tras veinte días semiveraniegos en la capital de España.

Ha ratitos llovía, a ratos orvallaba, y he vuelto a mojarme las perneras del pantalón al andar en mi paseo mañanero, El termómetro marcaba once grados y lo niños acudían de nuevo al colegio envueltos en impermeables y trencas y arrastrando pesadas mochilas. El tiempo ha vuelto a su ser y marzo a ser marzo.

En La Himera, las pieles de las vacas relucían al abrirse la luz de la mañana y los prados comenzaban a lucir verdes sobre los pardos y rojizos de las pasadas heladas.

La lluvia es un buen bálsamo para la plaga de los incendios

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.