La foto y su pie.- ¿Gochos o amorosos?

El cartel es sumamente expresivo: orden expresa, especificación del objeto de la prohibición y aclaración de a quienes va dirigida.

Situado en Corias, más allá del río, en el camino que atraviese el pueblo, la parcela sobre la que se sitúa muestra claramente los efectos del desaguisado urbano.

Mas el sitio no reúne especiales condiciones que faciliten la defecación, ni siquiera la de urgencia. La parcela está muy por debajo del nivel del camino y el acceso no es fácil. Difícil se lo ponéis a la razón aunque el propietario parece lo tiene claro: Las servilletas están cagadas.

Pero otra voz susurra que la función de las tales servilletas, si bien ha sido la de limpiar y adecentar bajos, no lo ha sido en la parte donde la espalda pierde su honroso nombre, (al menos todas), sino más bien por la opuesta, aquella por la que se eliminan los líquidos sobrantes, no los sólidos.

Cosas de la juventud y de la alteración de hormonas que estos calores han traído consigo. ¡Digo yo!

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.