Entre el ridículo y la cursilería

Lo políticamente correcto aplicado al lenguaje está llevando a algunos a moverse entre el más absoluto ridículo y la cursilería rayana en el desprecio. Sírvanos de ejemplo cualquier político, locutor de radio o televisión, o ciudadano “políticamente correcto en el decir”.

En su información pronuncian Londres, o Tokio, o Moscú, o Pequín, o Valencia, con la más absoluta normalidad, Pero hete aquí que ha de hablar de Gerona. Y entonces, inexplicablemente, algún resorte oculto se dispara en él, se olvida del castellano o español y pronuncia a su modo y entender Yirona, para seguidamente continuar de nuevo en castellano.

Son muchos los que al hablar en público, cuando se encuentran ante topónimos de otras lenguas, no dudan en pronunciarlos tal y como tradicionalmente se ha venido haciendo en castellano. Y no dudan en pronunciar Londres, Nueva York, Bruselas, Varsovia o La Haya en lugar de London, New York, Bruxelles, Varsaw o Den Haag. Pero ¡hay amigos!, cuando tienen ante sí el “Gerona”, se les caen los pantalones a pulso y aplicando el decir de lo políticamente correcto y de forma que “nadie se crispe” sueltan con gran énfasis y carga intensiva en la “Y”: Yirona.

Y tal sucede también ante el “Lérida” que inexorablemente pasa a ser Lleida, pronunciado de aquella manera, tal y como seguro lo haría yo de mal.

Y lo más significativo es que no pronuncian Aachen, sino Aquisgrán; ni Key West, sino Cayo Hueso; ni Antwerpen sino Amberes; ni Cape Townm sino Ciudad del Cabo. E incluso cuando nos enfrentemos a idiomas con grafías muy diferentes a la nuestra, decimos Pequín, y Moscú, y Arabia, y China, y Benin… y …..

Pero volvemos a quedarnos en calzoncillos cuando tenemos ante nosotros Cataluña e intentamos pronunciar Catalunya; o Generalitat por Generalidad y no digamos Xixón, o Alacant, o la barbaridad de “Voy a A Coruña”; o Pasaia por Pasajes….

De la perplejidad y el cabreo de turistas y foráneos cuando se enfrentan a la señalizaciones en carreteras tan solo en las lenguas autóctonas, hablaremos otro día.

Y puede el lector seguir agregando ejemplos que seguro que conoce otros tantos como los aquí señalados.

El colmo de la cutréz y la cursilería llevadas al buen decir en la Lengua.

¡Para mear y no echar gota!

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.