La foto y su pie.- Caracol, caracol

Foto: Irene Zanfaño

“Caracol, caracol, saca tus cuernos al sol…” recitábamos en torno al mismo los niños villuercanos en los inicios de los años cincuenta cuando la primavera mostraba sus primeros calores. Y aún se sigue haciendo en muchos lugares. Y seguirá mientras haya niños y caracoles. Quizás los de ciudad hayan de hacerlo en la realidad virtual de sus máquinas de entretenimiento.

La mañana septembrina asturiana ha salido primaveral y el caracol ha decidido darse un paseo por el pasamano de la casa. Aún no ha sacado sus cuernos; esperará a que el sol trepe más hacia lo alto y sus rayos calienten su cuerpo agazapado bajo la concha.

Desde su improvisada atalaya contempla como Larna se despereza de nieblas y orbayos y llena el paisaje con sus verdes montaraces y sus pardos de prados agosteños que, a la izquierda, trepan montaña arriba.

Más cerca, casi debajo de su concha, la huerta de Guerrero invita a un suculento banquete. Pero eso será después, una vez que caliente su cuerpo y se decida a emprender el largo descenso hasta la misma. Lo mismo l elleva toda la mañana.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.