CANGAS DEL NARCEA.- Y el oso volvió al camino

El Repondal

Ahora, cuando el otoño anuncia sus días, cuando el aire sopla rodando desde las montañas y la lluvia golpea en mis ventanas ansiosas de sol, cuando ha habido que agregar otra manta a la que ya veníamos utilizando durante todo el mes de agosto, cuando los caminos han comenzado a llenarse de barro, ha aparecido el oso.

Y no me refiero a un oso cualquiera, no. Es el oso, el que he echado de menos este teórico verano, el que dejaba señales de su estancia en el camino a Camperafita, el que este paseante recorría y recorre una y otra vez cada día, pero que nunca se dejaba ver. Pues bien ese oso ha vuelto a aparecer.

Pero no lo ha hecho en el citado camino, ha cambiado de zona y ahora lo hace en la pista de acceso al pueblo de Larna en el que me encuentro, en el Parque Natural de Fuentes del Narcea. El camino de mis paseos lo ha dejado a los jabalíes que ayer mismo “araban” concienzudamente las márgenes de la acequia de riego que atravesaba un prado colindante.

Me lo señaló Vicente Poza que también me aclaró que sí, que en el camino de mis paseos, arriba, donde ya se estrecha y cae en picado entre castaños y malezas, hay excrementos significativos de la presencia del oso. Incluso, aseguraba, “he visto claramente sus huellas en el polvo del camino”.

Mi ignorancia en estos temas hizo que ni me hubiese dado cuenta de ésto ni de las barrabasadas de los jabalíes en el prado citado aunque pasase por allí otras cuantas de veces cada día.

Pero sí se encontró con el oso, Manolín de Poza, hermano de Vicente.

Cuando ya la noche había pasado largamente de su mitad y la madrugada comenzaba a descontar sus horas, volvía éste de la celebración de la fiesta patronal de Larna cuando, ya casi al final de la pista que une la aldea con la AS-15, vio con asombro en gran oso plantado en el medio del camino.

Final de la pista

-Me impresioné. Esperaba que no se volviese hacia el coche, era grande el condenado. De forma un tanto aturrullada busqué mi móvil y el icono de acceso a la máquina de fotos. Atolondrado dí al play del vídeo y casi en el mismo momento el oso corrió, dio un gran salto, se metió en el bardal y se perdió montaña arriba. Fue un visto y no visto. No me extraña que las vacas de Vicente se asusten en cuando oyen algún ruido e intuyen la presencia cercana del oso. Impresiona un montón.

Algo parecido le ocurrió a su sobrino Jose. Éste regresaba al pueblo pasada ya también la media noche cuando, tras tomar la vuelta de herradura del Repondal, se encontró en el medio de la pista una osa.

-Sé que era una osa por el tamaño, y además ya sabíamos que una de ellas con su cría andaba por la zona. Debió de deslumbrarse con los faros y corrió un trecho delante del coche pista arriba. Llevaba el móvil en el salpicadero y comencé a grabarla aunque no mucho tiempo ya que me di cuenta que el móvil no estaba grabando y hube de accionarlo de nuevo.

En el vídeo se ve perfectamente a la osa corriendo delante del vehículo hasta que, en un momento determinado, saltó hacia la derecha perdiéndose en la noche.

Son más los vecinos que han visto a los plantígrados y más aun los que han descubierto huellas diversas de su presencia en las cercanías del pueblo. Otra hija de Vicente, Ester, también se encontró con el oso más o menos en el mismo lugar de su hermano.

-Me llevé un susto de muerte, menos mal que enseguida corrió y se salió de la pista. Si mira hacia el coche me da algo.

Queda pues demostrado que el oso que compartía mi camino ha cambiado de zona y se ha hecho más habitual en la parte baja del pueblo que en la cimera. Yo sigo sin verlo, pero me consuela el hecho de saber que, de alguna forma, seguimos compartiendo camino y paseo.

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.