Cosas de Xuan: Impuestos e Internet en los ochenta

 

Se iniciaban los ochenta. Xuan habla con Pasquín

-La verdad Pasquín que estos guajes de la Maniega son unos enredapleitos, a la más mínima colócannos nel papel y hala, ahí quedamos retrataos.

-La culpa la tienes tú que siempre andas metiéndote en opiniones y pleitos sin medir las palabras ni leer la prensa, sobre todo la de Madrid.

– Ya, la de Madrid es más prensa, y más gorda, y más gallaspera…. y yo el Papa de Roma. Métome donde me parez. Y bueno tú que tienes coche llévame a Larna que tengo que arreglar una cuestión de piensos con el Alegrías.

Y allá marcharon Pasquín y Xuan pista arriba mientras el viejo 127 carraspeaba y tironeaba de primera a segunda y de segunda a primera.

-El Alegrías estará bien contento, al igual que todos los comerciantes, ya que los han quitado el “iae” que pagaban.

-No seas burro, les han quitado el Impuesto de Actividades Económicas, o sea lo que pagaban a los ayuntamientos por tener comercio o bar.

-Eso está muy bien, pero si no ingresa el ayuntamiento ¿cómo va a hacer caminos y saneamientos y todas esas cosas?.

-Ves como no lees. Ya lo tienen arreglado, todos los concejos podrán subir la viñeta un 25%, aunque en principio pensaron en poner un impuesto sobre los teléfonos móviles.

-¡Tócate los … pedúnculos florales, Pasquín. Así que dejan de pagar los que tienen negocios y pagan los que tienen coche. Entós pasará como en Hacienda, pagan los que tienen nómina y el resto todo son pérdidas. Estaría mucho mejor eso de los teléfonos móviles, así dejarían de comprar tantos a los nenos que se están todo el día con el aparatito tiqui-tiqui y escribiendo burraes que no hay quien las entienda. Y empiezo con los de casa pues tengo yo un nieto que pónese en las almenas y habla con el amigo que tiene al lado mandando mensajes por el aparatito. ¡Ahí, ahí, ahí hay que darle a los impuestos, a eso, a la Internet.

-Hombre Internet es necesaria, es el futuro.

-Y el gran negocio de telefónica. Hasta chatean sin necesidad de ir de bares. Y se meten en páginas guarras, y enredan por allí sin orden ni control alguno. Mira aquí por el concejo necesitarán la internet esa una media docena, el resto para enredar y presumir de mandar y recibir emáis o como se llame eso… ¿Y para chatear?. Pues ya me dirá que lío para el Alegrías, ahora que le quitan los impuestos le quitan también los clientes a no ser que les mande los vinos por la Internet esa,  ¡ja, ja, ja.!.

Y en esas andaban cuando pararon frente al bar más solo que la una que justo en esos momentos marcaban los relojes. Ambos amigos echaron pié a tierra y se adentraron en el local sentándose junto a la ventana. Abajo, en la capilla, empezaba la misa y apenas una docena de personas asistían a la misma.

-Que pena Pasquín. Acuérdome yo, y estaba ya casao, de como bullía antes este pueblo. Cuanta juventud, cuanto ir y venir, cuanto alterne y cuanta fiesta. Vine más de una vez a la fiesta, a Casa de Ginés de Melchor, el que estuvo tantos años en Guinea. ¡Era un hombre genial!. Nosotros nos hacemos viejos y los pueblos se quedan solos. Primero marcharon los curas, luego los maestros y por último los jóvenes. A este paso van a cerrar hasta los cementerios. Pero no nos pongamos tristes.

-Oye rapaz, ¿dónde está tu padre?

-No vino aún.

-Bueno pues mientras dáme a mí un veterano y aquí al ilustrao un anís de la asturiana.

 

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.