CANGAS DEL NARCEA.- Adiós a un hombre bueno

Se nos ha ido en silencio, discretamente, un hombre bueno. En alguna parte leí que lo mejor que se puede decir de alguien es sencillamente eso: que fue una buena persona.

Si algo hemos de destacar de Emilio es precisamente eso, su bonhomía.

Entregado a su profesión, siempre tenía una palabra amable para cuantos a él acudían, y muy especialmente para sus paisanos. En su etapa en urgencias, momentos de tensión siempre para cuantos allí se ven precisados a acudir, Emilio era la tranquilidad y el emisor de palabras amables y suaves que trasmitían a enfermos y familiares el necesario sosiego. Y siempre continuó haciéndolo

También supo llevar esa tranquilidad de ánimo a la política durante su etapa de concejal. Sus intervenciones eran pausadas y cargadas de lógica. Más activas fueron sus acciones e intervenciones como portavoz de los vecinos de la Calle Clarín en el conflicto político y económico que se desató tras el argayo que afectó gravemente a varios edificios de la zona.

Poco a poco la enfermedad, pese a que luchó denodadamente contra ella, fue minando su empuje y dinamismo, agotando sus fuerzas.

Hoy decimos adiós a un hombre bueno: Emilio

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.