ENCLAUSTRADO XXII. No hay caravanas ni turistas

Día 4, sábado.- Alguien me comentó por correo que dada la situación probablemente tendríamos que decidir poner en cuarentena la boca de los políticos antes de que decidieran abrirla. Y he de convenir con ustedes que le he dado la razón ya que en lugar de explicarnos soluciones y plantearnos la realidad en toda su crudeza, vienen a tratarnos como a niños mal educados a los que papá Estado debe reconvenir y decirlos que se porten bien que ya él se encargará de resolvernos todo. Aunque nunca nos digan ni cómo ni cuándo.

Se ha iniciado este sábado cual si fuese lunes o miércoles. El sol se refleja en los cristales de las casas de Santa Marina e inciden sobre los edificios de la villa. Son las nueve y tan solo un vehículo se detiene frente a la farmacia del Paseo. De nuevo hay más movimiento en las aceras de la calle que en otros días. Igual que ayer. A pesar de que el termómetro marca cinco grados la vecina de enfrente toma café en el balcón del quinto al calorcillo del sol incipiente.

El enclaustramientos nos ha roto esquemas y calendarios, incluso nos está transformado el discurrir lógico de las cosas, salvada sea Hacienda para quien “la pela es la pela y pagar hay que pagar”.

No hay caravanas en las carreteras. Ni en las calles aglomeraciones; ni ilusiones cercanas en los enclaustramientos de unos y otros. La radio informa de inconscientes empeñados en llegar a su segunda residencia o a los pueblos de los abuelos. Algunos de éstos incluso se han blindado con vallas y bloques de hormigón para impedir la entrada de los insolidarios. Decisión totalmente ilegal de los alcaldes ya que en esta actuación, aunque aceptable en su lógica, solo las puede tomar el gobierno central.

Uno de los homenajes a los sanitarios

Comienzo mi diario paseo sin dejar, en cada vuelta, de mirar por la ventana. Me da la impresión que circula más gente de la habitual. ¿No estaremos relajando las normas?.

Llegan nítidas las campanadas del reloj de la basílica marcando las doce.

Tras los guasapeos y correos de la semana hoy es tarde de rueda de llamadas familiar. Por vídeo llamada, faltaría más, que aquí nos estamos volviendo todos muy modernos. Y así logramos hablar simultáneamente con Oviedo, Madrid, Berzocana y Aranda de Duero. Exactamente igual que está ocurriendo en cientos de casas de esta comarca.

Esta debía de ser tarde de saludos por la Calle Mayor, la Plaza de la Oliva o Díaz Penedela. Ya habrían llegado ayer los turistas de casa y hoy continuarían haciéndolo, pero no es así. Como cualquier día de la semana ahora cortados todos por el mismo patrón, tan solo algún vecino cruza apresurado o una vecina acude por tercera vez a compra en el Súper, aunque esté cerrado.

El sol luce espléndido en la comarca,

Paciencia y feliz jornada

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.