Peligran todas las fiestas veraniegas

Cada día que pasa se acerca más el verano y con él la preocupación por la posibilidad o no de que las fiestas patronales de uno u otro lugar puedan realizarse. Entiendo la prisa de los profesionales implicados en tener datos concretos al respecto, pero no así las del público de a pie que, como en el caso de Cangas, atosigan al alcalde desde las Redes instándole a que tome rápidamente una decisión, que diga qué se va a hacer. Y con buen criterio, el alcalde actúa prudentemente y contesta:

“Tenemos todos los escenarios abiertos: tanto celebrar como no. De celebrarlo sería con la actividad que nos vayan a permitir, que será mucho menor. Es muy pronto para tomar una decisión, más cuando está todo contratado y necesitamos 15 días para aprobar los planes de emergencia y seguridad. Cualquier decisión se tomará con la Sociedad de Artesanos, delegación del Gobierno y la Federación de Peñas. Los datos de la pandemia pueden cambiar en cualquier momento y para julio quedan tres meses”.

Pues eso. De momento, la situación no parece que vaya a cambiar mucho en los próximos meses. La posibilidad de que las fiestas y aglomeraciones de gente no serán posibles en un relativo corto plazo es más evidente que lo contrario. Los más perjudicados las más de 100 orquestas y grupo de Asturias, sin contar dúos, tríos o DJs, que dan trabajo a cerca de 2.000 personas de manera directa.

 La suspensión de las romerías más importantes de Asturias es una realidad cada vez más cercana. San Pedro en Tineo y el Arbolón en Cangas se nos vienen encima, y hay que organizar y, esencialmente, buscar financiación, para muchos de sus actos.  Siero, Pravia, Luarca o Rivadesella cuentan con algunas de las citas más importantes Ante el temor y la incertidumbre que crearon las suspensiones festivas en Pamplona y Madrid, entre otros lugares, los organizadores de las romerías mantienen las esperanzas y siguen trabajando en ellas, aunque Xiringüelu, Descenso del Sella y San Timoteo tienen la vista puesta en lo que ocurra con La Descarga en Cangas y El Carmín de la Pola. Las mayores esperanzas las mantiene el Descenso Internacional del Sella, donde ya barajan otra fecha en caso de no poder realizarse el próximo 8 de agosto; sería el sábado 5 de septiembre

De todas formas, aplazar no parece la gran opción de la mayoría de fiestas que, ante esta situación, se muestran más a favor de la cancelación, por tratarse de citas multitudinarias y desconocer a ciencia cierta cuándo se acabarán las restricciones. Las orquestas y grupo, por su parte instan al aplazamiento

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.