Oso tras oso

No ha muchos días nos hacíamos aquí eco de la visita que un osado plantígrado decidió hacer a Bimeda inspeccionando el ábside de su Iglesia y si los vecinos dormían apaciblemente o no.

Hoy cambiamos de río y nos trasladamos al otro lado, al de Rengos. Poco más arriba de Larna, el vecino José Manuel de Poza notó algo raro por las copas de la arboleda que flanqueba el camino a la vez que su perro comenzó a moverse inquieto. Pronto lo divisó. Se trataba de un oso jóven encaramado en la cima de los árboles. Rápidamente sacó su móvil y comenzó a grabar. El perro comenzó a ladrar y quiso correr; al intentar frenarle José Manuel movio la cámara que se fue hacia el suelo y perdió el objeto de su enfoque que, no obstante, recuperó de nuevo.

El osezno, creo que más asustado que José Manuel, bajó a toda velocidad del árbol perdiéndose en la espesura.

Dado el lugar del hecho, en un ramal cercano al camino de mis paseos veraniegos, donde durante los dos últimos veranos el oso me dejó tantos indicios de su presencia, aunque nunca se dejó ver; vengo a colegir que éste que ahora aparece debe tratarse de una cría de los que conmigo, en la distancia y ocultos paseaban.

Aunque todo transcurre con mucha rapidez les dejo aquí el vídeo del momento

https://www.deaceboyjara.com/wp-content/uploads/2020/05/VID-20200515-WA0000-1-2.mp4

.Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.